10 Tips para que tus hijos tengan una alimentación de 10

nutrición a

tu alcance

 

 

Lograr que nuestros hijos adopten hábitos de alimentación saludables no siempre resulta sencillo, pero lo más importante es que no te debes de dar por vencido y jamás perder de vista que nuestros hijos aprenden con el ejemplo, es decir, si quieres que tus hijos coman verduras, hagan ejercicio o tomen agua entre otros muchos hábitos saludables debes comenzar por que ellos vean que tú lo haces y lo disfrutas.

 

Considera que los hábitos que tus hijos adopten mientras son niños, son los hábitos que los acompañarán el resto de su vida, de aquí la importancia de que entre más pequeños sean adopten hábitos que los ayuden a alcanzar su potencial de crecimiento y disminuir la probabilidad de padecer algunas enfermedades en la edad adulta.

 

10 Tips que ayudarán a tus hijos a adoptar hábitos saludables que los ayuden a crecer sanos son:

 

1. Desayunar todos los días

 

Ten presente que un desayuno saludable no tiene que ser complicado, un vaso de leche, una fruta y un mollete o una quesadilla constituyen un desayuno saludable, sólo debes asegurarte de incluir al menos un alimento de cada grupo de El Plato del Bien Comer.

Si tú o tus hijos no están acostumbrados a desayunar, no esperes que en un principio el desayuno sea abundante, introduce alimentos de forma paulatina hasta que se vuelva un hábito. 

Si en las mañanas no tienes mucho tiempo puedes dejar preparado algunos alimentos desde la noche anterior como por ejemplo fruta picada o elegir aquellos que no requieran de preparaciones complicadas como un yogurt.

 

 

2. Refrigerios saludables

 

Incluye a media mañana y a media tarde refrigerios que los ayuden a mantener su nivel de energía y concentración en la escuela. 

Algunos refrigerios saludables pueden ser frutas y verduras naturales y con cáscara cuando sea posible, puedes ser manzanas, mandarinas, plátano, uvas, zanahorias, pepinos, jícama, entre otros, así como también puedes incluir palomitas hechas en casa con poca sal, almendras y nueces naturales.

 

 

3. Agua

 

Desde pequeños acostumbra a tus hijos a tomar agua natural para mantenerse hidratados, si no están acostumbrados a su sabor o no les gusta, puedes agregar algunas rodajas de fruta natural como fresas, limón, naranja, mandarina, entre otras.

Si vas a preparar agua con fruta natural evita agregar un exceso de azúcar, prefiere utilizar fruta madura para obtener un sabor más dulce de forma natural.

 

 

4. Respeta el apetito de tus hijos

 

Los niños son expertos en reconocer sus señales de hambre y saciedad, por lo que cuando tu hijo te diga que ya está satisfecho no lo obligues a terminar lo que le serviste. Es mucho mejor servir porciones pequeñas y si lo desean servir más.

 

 

5. Coman juntos

 

Date tiempo de compartir al menos un tiempo de comida con tus hijos, existe evidencia científica que demuestra que los niños que comen en familia coman más frutas y verduras que aquellos que no lo hacen. Además es una excelente oportunidad de convivir con tus hijos, conocerlos, e identificar hábitos de alimentación o conductas que no sean saludables.

 

 

6. No los castigues o premies con alimentos

 

Cuando condicionas a tu hijo para que coma un alimento premiándolo con otro, el mensaje para ellos es claro: el alimento en cuestión debe ser tan malo que para poder comerlo necesita de un premio. 

Por otra parte, puede afectar su percepción hacia ciertos alimentos en la edad adulta, relacionándolos como premio o castigo pudiendo llegar a afectar su peso y sus hábitos de alimentación.

Considera que para que un niño acepte e integre a su alimentación un nuevo alimento debe de probarlo alrededor de 7 veces.

 

 

7. Coman despacio

 

Para las comidas principales, desayuno, comida y cena, es necesario que dediques al menos 20 minutos, y que las realices sentado y con la televisión, el celular y la computadora ¡apagados!.

 

 

8. Incluye un arcoiris en su alimentación

 

Asegúrate de incluir en su alimentación habitual la mayor variedad posible de alimentos, de esta forma aseguras que tus hijos obtengan la variedad y cantidad de nutrimentos que necesitan para crecer y estar saludables. Sé creativo al momento de servir sus platos, ten presente que un plato lleno de color despertará su apetito.

 

 

9. Compren los alimentos en familia

 

Es importante que desde pequeños tus hijos se acostumbren a elegir alimentos en el autoservicio, enséñalos a leer etiquetas e incluso puede ser una oportunidad para que ellos eligen nuevos alimentos que probar. Que en tu lista no falten las verduras y las frutas.

 

 

10. ¡No te rindas!

 

Ser padres es un trabajo de tiempo completo que en ocasiones resulta agotador, sin embargo, si tus hijos ven que te esfuerzas junto con ellos para llevar una vida saludable reconocerán ese esfuerzo adoptando hábitos saludables de forma permanente.