¿Lo que comes afecta tu estado de animo?

nutrición a

tu alcance

Todos tenemos días en que nos sentimos con energía y de buen humor, sin embargo, también todos hemos tenido días malos, en que nos sentimos irritables, fatigados o cansados. Por otra parte, también existen alimentos que preferimos y disfrutamos consumir y algunos otros que no nos gustan y por lo tanto evitamos comer. ¿Pero en realidad existe una conexión entre los alimentos que consumimos y nuestro estado de ánimo?.

 

Existe evidencia científica que así lo respalda, es decir, existen algunos hábitos saludables y alimentos específicos que nos pueden ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo, así como también existen algunos otros que pueden hacer que nos sintamos deprimidos, irritables y fatigados. Esto es debido a que los nutrimentos presentes en los alimentos pueden afectar nuestra química cerebral alterando nuestro estado de ánimo, memoria y función cognitiva. De ahí la importancia de consumir una alimentación saludable que incluya la mayor variedad posible de alimentos de todos los grupos en las cantidades que nuestro cuerpo necesita para sentirnos con energía y de buen humor.

 

Algunos errores que puedes estar cometiendo en tu alimentación y/o estilo de vida que pueden afectar tu estado de ánimo son:

 

Saltarte comidas

 

No consumir la cantidad de energía que tu cuerpo necesita puede hacer que te sientas irritable, cansado o fatigado. Para evitarlo no te saltes comida y fracciona tu alimentación en 5 comidas al día, las 3 principales y 2 refrigerios entre cada una de ellas.

 

 

Dietas muy bajas en calorías

 

Someterte a dietas muy bajas en calorías especialmente sin la supervisión de un nutriólogo, así como eliminar algún alimento o grupo de alimentos de tu alimentación habitual puede hacer que tu cuerpo no obtenga los nutrimentos que necesita para mantenerse saludable.

 

 

Consumo insuficiente de algunas vitaminas y minerales

 

El consumo insuficiente en tu alimentación de algunos nutrimentos clave como hierro, vitamina B o vitamina D entre algunas otras puede alterar tu química cerebral incrementando la probabilidad de que te sientas cansado, irritable, sin energía o con dificultad para concentrarte entre otras consecuencias negativas para tu estado de ánimo.

 

 

Consumo insuficiente de ácidos grasos omega 3

 

Diversos estudios han encontrado que un  consumo insuficiente de omega 3 incrementa la probabilidad de sufrir de depresión.

 

 

7 tips que pueden ayudar a mejorar tu estado de ánimo:

 

1. Consume al menos 5 frutas y verduras al día

 

Asegúrate que sean de diferentes colores, prefiere que sean frescas y con cáscara en lugar de solo consumirlas en jugos.

 

 

2. Incrementa tu consumo de ácidos grasos omega 3

 

Los puedes encontrar de forma natural en alimentos como atún, sardinas, trucha, salmón, almendras, nueces, chía entre algunos otros. Consume pescado al menos 2 veces por semana.

 

 

3. Consume alimentos que te proporcionen magnesio

 

Además de mejorar tu estado de ánimo pueden ayudar a que duermas mejor, algunos alimentos que lo contienen son: almendras, espinacas, brócoli, plátanos, aguacate, frijoles, chocolate oscuro, entre otros.

 

 

4. No te olvides de la vitamina D

 

Niveles bajos de vitamina D están asociados con depresión, un consumo adecuado de esta vitamina favorece la secreción de serotonina. Nuestro cuerpo produce esta vitamina cuando estamos expuestos al sol, se encuentra también de forma natural en algunos alimentos como huevo, champiñones o leche y sus derivados.

 

 

5. Alimentos con vitamina B

 

Un consumo inadecuado de vitaminas del complejo B puede hacer que te sientas triste o deprimido, algunos alimentos que las contienen son: leguminosas, nueces, almendras, avena, vegetales de hoja verde, entre otros.

 

 

6. Haz ejercicio

 

Hacer ejercicio de forma regular, al menos 4 veces por semana puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo.

 

 

7. Duerme

 

No dormir lo suficiente puede disminuir tus niveles de energía, y hacerte sentir cansado y de mal humor. La recomendación de los expertos es dormir alrededor de 7 a 8 horas todos los días.