¿Hambre o Antojo?

nutrición a

tu alcance

Estás a la mitad de la mañana y de repente sientes un deseo incontrolable por consumir algún alimento, y por más que tratas de no pensar en él, no encuentras otro remedio que ir corriendo a buscarlo, ¿te ha pasado alguna vez?. Lo peor es cuando sucede muy seguido, porque los antojos no tienen horarios ni días de la semana para presentarse, y darnos ese gusto puede originar que acabemos consumiendo un exceso de calorías.

 

Cuando sentimos antojos, a menudo están más relacionados con nuestro estado de ánimo que con la sensación de hambre. Es común que utilicemos la comida como una forma para relajarnos, aliviar el estrés, el aburrimiento, porque nos sentimos solos, estamos tristes o deprimidos, o incluso cuando nos sentimos ansiosos. 

 

El problema viene después, ya que la comida no va a solucionar nuestros problemas, al contrario, después de comer por antojo, tendremos un problema más ya que nos sentiremos culpables y es probable que si caemos en antojos muy seguido subiremos de peso generando una razón más para sentirnos estresados y angustiados.

 

Una forma de evitar caer en antojos, es poder identificar si comemos por hambre o por antojo, te comparto algunas diferencias que te ayudarán a lograrlo:

 

Antojos:

 

  • Usualmente son por un alimento en especifico, habitualmente son alimentos altos en grasa y calorías, como chocolates, dulces y comidas grasosas.
  • Aparecen de repente.
  • El antojo no desaparece hasta que comemos “ese” alimento.
  • A menudo están relacionados con sentimientos negativos o cuando estamos sometidos a situaciones de estrés.
  • Después de comer tu antojo, te sientes culpable.
  • Los antojos pasan con el tiempo. Si es un antojo pasará después de 15 minutos.
  • En el caso de las mujeres es común que aumenten durante el embarazo y el ciclo menstrual.
  • Pueden ser más frecuentes cuando estás a dieta, especialmente si estás renunciando a tus comidas favoritas.
  • Pueden ocurrir incluso después de haber comido recientemente.

 

 

Hambre:

 

  • Por lo general, ocurre cuando no has comido durante varias horas.
  • Aparece de forma paulatina.
  • Tu cuerpo te envía algunas señales como dolor en la parte superior del estómago, “ruidos” en tu estómago, dolor de cabeza o sensación de debilidad general.
  • No desparece con el tiempo.
  • No es por algún alimento específico.

 

La próxima vez que tengas un antojo no caigas en él, toma un vaso de agua natural y busca una distracción que mantenga tu mente ocupada como leer, hablar por un amigo, escuchar música, dar un paseo, caminar, andar en bicicleta, hacer ejercicio, etc., después de 15 minutos el antojo habrá desaparecido. También es importante que te mantengas hidratado, es común confundir la sensación de sed con hambre.

 

Ten presente que evitar los antojos, te puede ayudar a mantener un peso saludable.